La mirada imperfecta: Dos Tipos de Cuidado

 

Por: Raúl Mayo Castro

Escritor, periodista y docente. Originario de Villahermosa, Tabasco. Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG). Cuenta con tres libros de relatos publicados en Jalisco. Actualmente radica en Ensenada, Baja California, donde se incorpora con naturalidad al cuerpo docente y a la actividad periodística, mientras prepara un par de trabajos novelísticos.

e-mail: ilimite@hotmail.com

 

 

 

¡Dios mío! ¿A quién se le habrá ocurrido? Casi me descalabro del banco en el que estaba sentado, entré en pánico, al enterarme que el psicópata dictador coreano, Kim-Jong, aceptó finalmente a reunirse en mayo próximo, con el no menos desquiciado presidente Donald Trump. Y lo malo de todo, aquí entre nos… es que no soy yucateco, ni siquiera tendré el consuelo de decir: “Señores, por mí ni se preocupen, si se acaba el mundo, me voy pá Mérida”…

Como decía mi abuelita, “hijo, ahora sí se puso a peso el kilo de guayaba” ¿De qué sirvió librarnos de las dos guerras mundiales, de la crisis de los nucleares, del fatídico error del cero en el cambio de milenio, de los memes por los Quince Años de Rubí, y por supuesto, de las profecías mayas del 2012. Si este par de sátrapas, narcisistas y de carácter probadamente volátil, van a desgraciarlo todo, al momento de mirarse feo. Estaremos perdidos, una vez que los coloquen frente a frente.

Corea del Norte tiene la Bomba H, la más poderosa de la actualidad “con tres de ellas se acaba el mundo entero”, eso declaró hace poco un portavoz del régimen dictatorial. Kim-Jong, ha sido responsable no sólo de genocidio, también se le conoce por asesinar a su propio hermano. No respeta ni a su sangre, pero ahora se va a reunir con el Presidente Trump, el menos diplomático, el más arrogante de la historia moderna de los Estados Unidos.

“Si utilizan bombas nucleares, el mundo entero podría sucumbir en cinco minutos”, explicó hace un par de años el experto en armas nucleares, Jorge Ortega. Después de tantas falsas alarmas, al resto de los mortales nos tocará ver como en un palenque, a dos gallos de pelea, uno picando los pelos de púas a su rival, mientras que el otro, lanzándose con todo sobre el rubicundo peluquín.

El riesgo de un encuentro personal entre estos dos coléricos, resulta similar a lo sucedido a la mitad del siglo veinte, cuando el fascismo y el

nacionalsocialismo (nazismo), tendían su manto de tinieblas sobre la humanidad, sin que se avizorara en el horizonte una luz de esperanza. Un viejo y experimentado luchador social, Víctor Serge, lanzó la frase que definía con exactitud ese momento: “Es media noche en el mundo”. Ahora, las sombras fatales de la hecatombe, se ciernen sobre esta generación.

El mundo, nunca ha sido de todo el mundo, lo dijo Alberto Cortez en una canción. La posmodernidad nos invita al desencanto, al egoísmo, al vicio de la autodestrucción. La verdad es que no se puede hablar de diplomacia con dos extremistas rotundos como Jong y Trump. Ni una pizca de carisma y empatía condensan entre los dos.

¿Por qué preocuparnos? Parece que cuidar nuestra casa es lo más coherente y natural, si entendemos que el mundo es la única casa que los humanos podemos habitar, pero cuando alguien riega dinamita por todos los cimientos de su hogar, algo se ha trastocado, algo muy perverso y retorcido se está por suscitar.

La cita entre estos tipos de cuidado, aún no tiene fecha exacta ni lugar específico. Hay una reflexión de fondo en esta trama, una cita impostergable con la historia, un interés común que debe ser suficiente, y es el tema de la supervivencia. Más allá de los egos, más allá de las conductas erráticas y de los dislates, por el bien de todos, Jong y Trump, después de verse, deberán simplemente sobrevivir, sobrevivirse mutuamente…

____________________________
Fotografía de portada: “The Psychos” By loretto Street Art London / Loco Steve / CC-BY

** Los comentarios vertidos en los post bajo la categoría “Opinión”, son responsabilidad exclusiva de su autor. Sistema informativo plex funge en estos casos, únicamente, como espacio abierto para la expresión.

Comentarios

usuarios