La Mirada Imperfecta: El Bueno, El Malo y El Feo, contra nosotros…

 
Share on

Por: Raúl Mayo Castro

Escritor, periodista y docente. Originario de Villahermosa, Tabasco. Egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación por la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG). Cuenta con tres libros de relatos publicados en Jalisco. Actualmente radica en Ensenada, Baja California, donde se incorpora con naturalidad al cuerpo docente y a la actividad periodística, mientras prepara un par de trabajos novelísticos.

e-mail: ilimite@hotmail.com

 

 

Para explicar las más graves tragedias y calamidades de la historia, a veces, no es necesario recurrir a la maldad, con la estupidez es suficiente. La lista de malvados clásicos de todos los tiempos, la encabezan personajes como Calígula, Hitler e Idi Amín, ellos son la esencia de la perversidad, entes absolutamente dedicados al oficio de engendrar atrocidades; no es que los extrañe, pero al menos estaban definidos, con estos sabíamos a qué tirarles…

Aquí en México el problema es de índole mayor, nos enfrentamos a una especie híbrida de canallas, a seres que a la vez, son malos y estúpidos. Algo así como la catástrofe emprendida del desastre, la receta de lo impredecible. Por eso es difícil mantenerlos a raya. Tenemos paseándose por todo el país, a la tercia conformada por El Bueno (Andrés Manuel), El Malo (Ricardo Anaya) y El Feo (José Antonio Meade), la verdad, de los mencionados ni a cuál irle….

Los políticos a través de muchas generaciones han conseguido lo impensable, la rara mezcla entre malos y estúpidos, que dio como resultado a los impresentables. Todos los que aspiran a la Presidencia de la República, con el respaldo de uno o más institutos partidistas, Por más que nos hablen de beneficios para las mayorías, tienen esa miradita de que no se acuerdan la última más que trabajaron en sus vidas.

¿Quieren evidencias? el año pasado el INE dio a conocer el presupuesto asignado a partidos políticos y candidatos independientes para este 2018, este monto es el más alto de la historia en nuestro país, son 6 mil 788 millones 900,016 pesos, sólo de recursos federales. A esta cifra hay que agregar las prerrogativas por entidad federativa. El Bueno, el Malo y el Feo, por ahora se pelearán entre ellos, pero forman parte de ese selecto grupo al que he decidido llamarle Los Impresentables.

No hay que ser un economista ni un administrador para imaginar todo lo que se podría hacer con esa extraordinaria suma de dinero. No obstante, los presidenciables y sus comitivas, disponen de todo ese recurso, únicamente por practicar sus malas artes en la política. Los financiamos (dinero del pueblo) para que lleguen al poder, y una vez en el poder, les pagamos sus altísimos salarios para que nos sigan desfalcando…

El Bueno (AMLO), nos dice que terminará con la pobreza de México. Su discurso de siempre. La historia y el mismo Jesucristo nos advierten que a los pobres siempre los tendríamos con nosotros. Lo cierto es que a sus colaboradores sí los sacó de padecer ¿ya nos olvidamos que hace años Nico, su chofer, ganaba 63 mil pesos al mes? Si eso le pagaba al que conducía su vehículo (no el Tsuru), me pregunto ¿cuánto era el salario de alguno de sus principales asesores? El Bueno usa su fachada de bondad para entramparnos con su concepto de utopía.

El Malo (Anaya, suena a canalla), acaba de decir que está segurísimo de mejorar la economía subiendo los salarios mínimos ¿qué? ¿así nomás como por decreto? Lo que urge levantar son las condiciones de productividad en el país, de otro modo, a cada incremento de los sueldos, habrá un disparo de inflación más, dejando las cosas como estaban… El Malo tiene mucha oscuridad en su pasado, hay una larga lista de acciones de lavado de dinero que pesan en su contra

El Feo (Meade), no requiere de mucha observación, sus antecedentes inmediatos lo dejan muy mal parado, al ser una pieza clave de la actual gestión presidencial, envuelta en asuntos tan alarmantes como el Caso Ayotzinapa, la Casa Blanca y el solapamiento de ocho gobernadores, todos ellos prófugos de la justicia, detenidos o investigados por corrupción. Pues bien, El Feo es la cara real, grotesca, de un sexenio que para fortuna nuestra está por terminar, ah no, este tipo tiene serias intenciones de extenderlo.

Salidos de las terribles extrañas de Los Impresentables, los mexicanos no tenemos mucho de dónde escoger. Lo que nos queda es recuperar el control del viejo oeste, demostrarles que el pueblo es el que manda, el que les paga y al que se deben. La presión ciudadana es la única manera de enfrentarse a los miembros de esta casta. No importa al que nos echen, hay que realizar acciones de unidad, levantar la voz, no dejar que sigan este juego más…

 

______________________________________

Fotografía de portada: CC-0

** Los comentarios vertidos en los post bajo la categoría “Opinión”, son responsabilidad exclusiva de su autor. Sistema informativo plex funge en estos casos, únicamente, como espacio abierto para la expresión.

Comentarios

usuarios