Marina: Un nombre que cambió una vida

 

Por: Ricardo Meza Godoy / plex

Ensenada, B.C.- Cambiar su nombre representaría para ella una mejora radical en su calidad de vida. Bajo esa idea decidió acudir al registro civil en Ensenada, para iniciar un trámite que le permitiera modificarlo.

Marina, al menos así le llamaremos para proteger su privacidad mientras hablamos del tema, nació biológicamente hombre, sin embargo, su identidad es de mujer.

Hasta hace algunas semanas, había llevado un nombre que la encasillaba en un género, algo que le generaba serios conflictos en su estado emocional. Ansiedades, miedos, inseguridad, preocupación también por la forma en que las personas al verla reaccionaban tras escuchar su nombre.

El trámite ante el registro civil lo realizó con apoyo de dos abogadas en Ensenada, Susana Monteverde y América Campillo, quienes decidieron tomar el caso pro bono. Y precisamente con su apoyo justificó los motivos del cambio ante la dependencia de gobierno, con respaldo de estudios sobre la afectación psicológica que conllevaba el nombre de varón, que había tenido hasta entonces.

Un enfoque basado en la protección de los derechos humanos, que lleva detrás múltiples esfuerzos de otras personas en situaciones similares a la de Marina, quienes han vivido largos procesos legales para obtener autorizaciones, o hacer ciertos trámites que no estaban, o no están, contemplados claramente en las leyes.

Después de múltiples amparos obtenidos por quienes precedieron a Marina, los permisos comenzaron a otorgarse, por lo que ella no tuvo que tramitar uno. Recibió una resolución directa.

– ¿Te generaba entonces conflicto, no te identificabas con ese nombre?

“Claro, por supuesto. Además de que me generaba conflicto también me generaba mucho bullying, miedo, vergüenza, depresión también […] A mi lo que me afectaba mucho era el nombre, el ser transgénero no. Hay mucha gente que sí sabe que soy transgénero hay mucha gente que piensa que sí soy mujer, señora, pero no me afecta, si la gente sabe nunca me ha afectado. El nombre. He ido a trabajos, escuelas, hospitales o centros de gobierno, que me llamen, digan mi nombre, eso sí me afectaba mucho”, comentó Marina. Y era por la forma en que reaccionaban las personas, ese era el motivo central.

Cuando iniciaron el trámite de cambio de nombre en el registro civil, los documentos fueron enviados a la ciudad de Mexicali, donde se encuentra la dirección general del registro civil en Gobierno del Estado, que es donde se analizan ese tipo de peticiones, se valoran a través de un comité jurídico y se aprueba o rechaza.

“Cuando el comité revisa el caso de Marina, le mandan un citatorio para que se presente en Mexicali […] en relación a la petición presentada”, explicó América Campillo.

Marina.
Fotografía: Ricardo Meza Godoy / plex

Marina se trasladó a Mexicali acompañada de las abogadas, y fue recibida por el director del registro civil. Ahí se realizó una audiencia formal, con presencia de la abogada del área jurídica, la subdirectora del registro civil y el propio director. Les pedían aclarar algunos puntos de la petición.

Comenzaron a aclarar la situación del nombre, que era básicamente lo que estaban pidiendo y consideraban más viable poder lograr. Sin embargo, para su sorpresa, recibieron una propuesta por parte del mismo registro civil, ¿por qué no cambiar también el sexo para que haya una congruencia?.

Basados en los derechos humanos, la experiencia que tienen en estos casos y las resoluciones que han estado dictando, cambiar también su género era viable.

Cuando preguntaron a Marina si deseaba hacerlo, si quería hacer el cambio de sexo respondió inmediatamente que sí.

“¡Claro!, y no contábamos con eso, ¡pues sí por supuesto que sí!, sí me sorprendieron”, dijo Marina.

El cambio de género traería consecuencias en la manera en que realizaría los trámites, al tener que respaldar documentalmente su identidad ante diversas instancias en las que ya estaba registrada con su nombre anterior. Algo que dijo estar dispuesta a enfrentar.

Le tomó solo unos meses durante este 2017 hacer todos los trámites. El registro público le otorgó su nueva identidad, y con esa documentación ya comenzó a hacer los cambios en sus registros dentro de otras áreas, comenzando por la credencial electoral en el INE, que le será entregada en unos días más, a inicios de la próxima semana.

Ahora ella es Marina ante la sociedad y la ley, y es mujer.

Parte del documento con la resolución formal del cambio de género.
Fotografía: Ricardo Meza Godoy / plex

 
 
___________________
Fotografía de portada: Ricardo Meza Godoy / plex

Comentarios

usuarios