Folio – El sismo

 

mail: g.ficha@gmail.com

Sergio Zenteno brinda con FOLIO una crónica de lo que él considera actual y vital en la cultura y sociedad. Color local, comentario, anéctodas y observaciones.

 

 

 

 

El sismo

El lector seguramente no necesita más detalles informativos sobre el terremoto del 19 de septiembre en el centro del país, un drama humano de inmensas dimensiones que aún acontece.

Se han revelado varia cosas, algunas muy evidentes y vergonzosas acerca de la realidad actual mexicana, así como actos conmovedores de heroísmo y entrega, que afirman el sentido de solidaridad y humanismo del pueblo mexicano. También se han revelado todas las mañas y artimañas habidas y por haber de la clase política en tiempos electorales, específicamente las maniobra de apropiación de insumos y materiales donados, en esencia, el desvío y/o retención de trocadas de materiales para ponerle sus etiquetas de partido o campaña. Es un oportunismo descarado, que aprovecha un momento delicado y doloroso de los mexicanos con fines de lucro político.

Al momento de prensa se anunció que “los jóvenes han tomado la CDMX, que no la suelten!”, lo que ilustra lo que está ocurriendo: los verdaderos heroes en esta tragedia es la gente misma, el pueblo, los voluntarios y brigadistas.

De hecho se percibe a las autoridades, ejército y cuerpos policíacos como un estorbo e inconveniencia logística, que entorpecen, bloquean y limitan.

Se ha revelado que el pueblo casi puede prescindir de su gobierno en casos como este, con la asistencia vital de los nuevos medios de comunicación instantánea, las redes y la viralización de urgentes.

Otros héroes son los caninos salvavidas y sus entrenadores, así como los voluntarios “bikers” que se dedicaron por muchas horas y a grandes distancias a entregar víveres a los necesitados.

Son momentos en México que están conmoviendo al mundo entero.

El así llamado “cartel inmobiliario y de la construcción”, que edifica -se ha visto a raíz de este siniestro- viviendas y edificios comerciales fuera de la normatividad legal en materia de cánones de construcción, también es un contribuyente mayor en esta tragedia. Algunos edificios relativamente nuevos colapsaron fácilmente y en sus restos y escombros se vieron los indicios estructurales de una construcción indebida; seguramente hubo permisos “al vapor”. Esto sería una faceta más de la corrupción que prevalece en la nación.

Hago hincapié que la consecuencia quizás más importante e impresionante es el empoderamiento que se manifestó en la gente, el ciudadano común, la habilidad de organizarse y trabajar con gran inteligencia y eficacia, que pone en evidencia que no se puede poner toda la esperanza en las autoridades. Televisa, que a veces parece una extensión del aparato político, también expuso sus maquinaciones sensacionalistas en pos de ratings con el caso de la supuesta Frida Sofía.

Este movimiento telúrico provocó un sismo social, de un nuevo activismo práctico, y quizás una nueva dinámica y relación del ciudadano con la clase política y los medios. En este desenlace, los medios de comunicación que realmente importaron fueron los de la gente, sus celulares, las redes sociales.

Hay aspectos de este evento que se continuarán estudiando y asimilando desde varios puntos de vista, pero indudablemente las repercusiones y beneficios se harán patentes inmediatamente. Inevitablemente, se espera un circo mediático, toda vez que se identifiquen las irregularidades y fallas que se suscitaron. Sin duda continuaran algunos actos de rapiña, también contemos con una secuencia de alegatas y litigios en el area de deslinde de responsabilidades, reconstrucción, decisiones mal tomadas, etc.

Por otra parte, en lo mas positivo, los numerosos actos de heroísmo, aun “milagros” que continúan ocurriendo, serán historias mejores que cualquier película de ficción.

La gran epopeya de acción social continua, en la ciudad de Mexico y sus alrededores se han armado centros de apoyo, guarderías, almacenes improvisados, etc, en respuesta a lo que aun es estado de emergencia. Todo el voluntariado desempeña una labor admirable sin un mando monolítico o burocrático, las personas se incorporan según sus habilidades y urgencias que se presentan. Verdaderamente esto no tiene precedente.

 

 

 

fotos: prensa/cortesía

 

Comentarios

usuarios