FOLIO – Impresiones de una Ensenadense en Brasil

 

e-mail: g.ficha@gmail.com

Sergio Zenteno brinda con FOLIO una crónica de lo que él considera actual y vital en la cultura y sociedad. Color local, comentario, anéctodas y observaciones.

 

 

 

Impresiones de una Ensenadense en Brasil

Siguiendo el fenómeno del tránsito y movimiento de ensenadenses a otras partes del país o del mundo, que a veces parece una fuga de talentos, reseñamos en breve aquí los viajes de Carolina Granado a Brasil, viajes que obedecieron un impulso de expansión personal, así como de trayectoria profesional, no se diga el ímpetu irrepresible de irse en el rol.

foto carolina granado/cortesía

Carolina es músico y vocalista, en los géneros de jazz, bossanova y samba, de manera que fue natural adentrarse en la gran cultura brasileña.

Personalidad y talento “homegrown”, la multifacética Carolina ha regresado enriquecida de experiencias, perspectivas y tonalidades creativas, y regresa valorando nuestra ciudad como una gran plaza para las artes, aunque reconoce los ciclos y olas fluctuantes de participación y de quehacer creativo y difusión. En particular se menciona la falta de espacios para presentarse, aunque la noción generalizada es que hay muchos músicos, proyectos de calidad y una escuela de música, lo que podría o debería resultar en una vibrante escena musical en la región.

foto carolina granado/cortesía

Hacen falta foros y espacios donde artistas en todas las formas se presenten, “las calles son nuestras” afirma Caro, cuyos inicios creativos se dieron en la comunidad de -por falta de mejores términos- artistas de la calle: la visión que la ciudad entera y sus espacios deberían ser escenarios donde los artistas nos deleiten y ganen su sustento. La realidad es otra: malabaristas y acróbatas de crucero son acosados, arrestados, y expresiones artísticas al aire libre son mal vistas por las autoridades.

foto carolina granado/cortesía

Como paréntesis, FOLIO vehementemente considera que Ensenada debe tener espacios de libre expresión, como otras ciudades del mundo, estaciones del metro, etc, donde el artista coloca el sombrero de monedas y a cambio ofrecen música y entretenimiento a los que pasan, haría la ciudad más interesante y cosmopolita. El modelo que viene a la mente es el famoso “boardwalk” de Venice Beach, en California, que es una franja de expresión libre frente al mar.

foto zenteno/cortesía

En la actualidad Carolina Granado, la jazzista bona fide, ha crecido como músico, vocalista y saxofonista, trabajando en sus varios proyectos: Nylon Jazz, Cabaret Soviñón, Mad Blues, y en Tijuana el nuevo grupo Os Maloucos. Ella agradece la aportación que le han dejado sus viajes a Brasil, viviendo principalmente en Salvador, estado de Bahía. Se ha empapado en la cultura de ese populoso país sudamericano y de nuevas amistades de colegas. En el proceso ha aprendido portugués, lo que da mas autoridad a sus rimas brasileiras.

Ensenada empieza a sonar a nivel internacional en términos de jazz y Carolina se va con ese rol.  A continuación algunas de las selecciones. 

 

 

 

 

 

Comentarios

usuarios